Loading...

Inicio » Noticias » Luis XIV, el primer rostro del arte y la cultura “à la française”

Luis XIV, el primer rostro del arte y la cultura “à la française”

Más conocido como el “Rey Sol”, Luis XIV fue uno de los más grandes monarcas de Francia. Su reinado, aunque controvertido, duró 72 años y estuvo marcado por la violencia y las guerras, pero también por el desarrollo de las artes y la cultura.

Asociado a menudo con su excesivo orgullo, el rey era, sin embargo, un hombre tímido y reservado, dos rasgos que describió a la corte como su legendario ” dominio de sí mismo “, elemento que se encontraba en las artes a través de las rígidas normas del clasicismo. Confiando sólo en un pequeño círculo de personas, el reinado de Luis “El Grande” comenzó con la Fronda, un período profundamente agitado durante el cual los grandes hombres de la nobleza francesa se rebelaron contra el poder del rey, que por entonces sólo tenía 5 años. Este traumático episodio provocaría más tarde el deseo del soberano de gobernar a sus súbditos con mano de hierro, sometiéndolos a una estricta etiqueta y a la vida en Versalles.

El arte se puso entonces al servicio de Su Majestad, lo que le permitió tener un control absoluto sobre su imagen y la del Estado. Buscando la excelencia en todo momento, Luis XIV se rodeó de hombres con mucho talento a los que impuso su propia visión de la belleza. El resultado fue el famoso castillo de Versalles, verdadera encarnación del savoir-faire francés del siglo XVII.

Al comprender rápidamente la importancia del prestigio cultural, Luis XIV quiso aplicar una política artística eficaz mediante el mecenazgo real y la protección y financiación de los artistas y artesanos del reino. Entre ellos, el actor Molière, el músico italiano Lully, el primer pintor del rey, Charles le Brun, el creador de los jardines de Versalles, André de Nôtre, y el dramaturgo Jean Racine. Este último ocupaba un lugar muy especial en el corazón del rey, ya que le hacía lecturas en su intimidad. Luis XIV consideraba que tenía “un talento especial para hacer sentir la belleza de las palabras“.

Además de estos honores individuales, el monarca se convirtió en protector de la Academia Francesa. Esta institución, creada por el cardenal Richelieu, tenía como primer objetivo la creación de un diccionario de la lengua, así como sus normas ortográficas y gramaticales. Luis XIV también aportó fondos y donó los famosos cuarenta sillones, símbolo de la total igualdad de todos los académicos, que aún hoy se encuentran en el Instituto de Francia. Gracias a esta obra, la “lengua de Molière” se convirtió en el lenguaje diplomático de todas las cortes reales.

También fundó la Academia de Ciencias, la Academia Real de la Música, la Academia Real de Arquitectura y la Academia Real de Pintura y Escultura, futura Escuela de Bellas Artes de Paris. El objetivo de esta última era formar a los mejores artistas del reinado. Fue dirigida por Charles le Brun, el primer pintor del rey, que desarrolló un eficaz sistema de enseñanza basado en la copia de los grandes maestros y en conferencias destinadas a teorizar la “belleza”, siempre al servicio del monarca. También creó la Academia de Francia en Roma, a la que se enviaba a los estudiantes más meritorios. Fueron esos alumnos los creadores de la mayoría de las decoraciones pintadas y esculpidas del castillo de Versalles.

En definitiva, el monarca dejó un legado muy importante, sobre todo influyó en la imagen de una Francia refinada y lujosa, un país de artes y letras. El propio Voltaire, 36 años después de la muerte del rey, publicó un libro titulado “Le Siècle de Louis XIV“, expresión que se utiliza hoy en día para describir el siglo XVII.

 

¿Sabías que…?

– Hay un total de 357 espejos en la Galería de los Espejos. En aquella época, sólo los venecianos tenían el secreto de la fabricación de estos objetos. Luis XIV se llevó a varios de ellos desde Italia para que trabajaran en Versalles.

– Unos meses antes de la muerte del rey, los cortesanos hacían apuestas entre ellos sobre la fecha de su muerte.

– La Mona Lisa acabó formando parte de la colección real durante un tiempo y se dice que estuvo expuesta en el estudio del rey en el castillo de Versalles.

– Las fuentes del castillo de Versalles no se podían encender todas al mismo tiempo por falta de agua.

  • © 2022 - Museu Carmen Thyssen Andorra
  • Av. Carlemany, 37 - AD700 Escaldes-Engordany
  • Principat d'Andorra
  • Localización

Disseny web: Qucut Produccions + Marc Julià Disseny gràfic: Laura López Martí