Loading...

Inicio » Noticias » La Torre Eiffel, un símbolo parisino

La Torre Eiffel, un símbolo parisino

¿Quién no conoce la Torre Eiffel? Este símbolo, que representa a París y por extensión a Francia, es hoy en día uno de los monumentos más visitados del mundo. Con sus vistas sobre toda la capital, este monumento impresiona e intriga.

Pero ¿cuál es su historia?

Es imposible hablar de la Torre Eiffel sin empezar por las Exposiciones Universales. Estos eventos, que aparecieron en el siglo XIX, tenían como objetivo presentar al mundo entero los productos producidos principalmente por la industria. Primero fueron nacionales y luego internacionales. No fue hasta 1850 cuando se convirtieron en universales. Representando una verdadera apuesta en la historia económica, industrial, política, social y cultural de todos los países participantes, se caracterizaron por su esplendor y su aspecto heterogéneo, que dejó una impresión duradera en el imaginario colectivo.

En consonancia con la Revolución Industrial, los productos que surgieron de las Exposiciones Universales fueron diseñados para satisfacer una necesidad colectiva. Por ejemplo, se encuentran inventos como el teléfono o el sujetador. También aparecieron nuevos medios de transporte, como el metro o el barco de vapor, que inspiraron los famosos bateaux-mouches.

 

Es en este contexto de modernidad donde aparece nuestra famosa Torre Eiffel.

El proyecto de su construcción nació durante la preparación de la Exposición Universal de 1889. Con motivo de este evento, se organizó un concurso para construir la torre más alta del mundo en el Campo de Marte. De los 107 proyectos, se eligió el diseño de Gustave Eiffel.

La primera versión de la Torre Eiffel no se parece en nada a la que conocemos hoy, ya que el edificio era originalmente mucho más complejo. En un principio se planeó incluir arcos monumentales, grandes salas de cristal y numerosos ornamentos en el monumento. Sin embargo, por razones técnicas y estéticas, su inventor optó finalmente por la simplicidad de las formas.

En el ocaso del siglo XX, la Torre Eiffel representaba un verdadero desafío. Como un gigantesco rompecabezas, se montó directamente en el Campo de Marte y, al tener nada menos que 312 metros de altura, se diseñó para soportar fuertes vientos. Sus curvas están calculadas con precisión, al igual que las 18.000 piezas que lo componen, y será calado en lugar de sólido como un edificio tradicional.

Al igual que el metro de París, el proyecto de la Torre Eiffel estará en el centro del debate. Mientras los más vanguardistas veían con buenos ojos su construcción, muchos estaban en contra. Maupassant dijo: “Esta alta y delgada pirámide de escaleras de hierro, un esqueleto desgarbado y gigantesco, cuya base parece hecha para soportar un formidable monumento de cíclopes, y que aborta en un ridículo y delgado perfil de chimenea de fábrica“.

La unión de todos los tramos se realizará el 7 de diciembre de 1887 y se inaugurará oficialmente el 15 de mayo de 1889, con motivo de la Exposición Universal de París. Siguió siendo la torre más alta del mundo hasta 1930, cuando se construyó el edificio Chrysler de Nueva York. Sus ascensores, disponibles desde el 26 de mayo de 1889, representaron una revolución tecnológica.

 

¿Sabías que …?

– Según algunas fuentes, los primeros visitantes de la Dama de Hierro fueron la familia real inglesa y la figura mítica del Oeste americano, Buffalo Bill.

– La Torre Eiffel fue diseñada originalmente para la ciudad de Barcelona con motivo de la Exposición Universal de 1888. Sin embargo, las autoridades catalanas rechazaron el monumento. Un año más tarde, para la Exposición Universal de París, se propuso de nuevo su construcción y esta vez fue aceptada.

– La Torre Eiffel ha tenido muchos colores. Entre el amarillo, el rojo, el naranja, el ocre y el marrón, sólo desde 1968 la torre tiene el tono marrón que conocemos hoy. En 2022, está previsto que la torre vuelva a ser amarilla para los Juegos Olímpicos de París de 2024.

– Hablando de colores, ¿sabías que se necesita una media de 70 toneladas de pintura para repintar toda la torre? Esta operación se realiza aproximadamente cada siete años.

– El 4 de febrero de 1912, Franz Reichelt, un francés de origen austriaco, saltó desde la primera plataforma de la Torre Eiffel, de 57 metros de altura, para probar un paracaídas de su propia invención. Murió al pie del monumento porque su invento no se abrió bien.

– Cada día, el restaurante Jules Verne, situado en la segunda planta de la Torre Eiffel, es testigo de una media de dos propuestas de matrimonio.

  • © 2022 - Museu Carmen Thyssen Andorra
  • Av. Carlemany, 37 - AD700 Escaldes-Engordany
  • Principat d'Andorra
  • Localización

Disseny web: Qucut Produccions + Marc Julià Disseny gràfic: Laura López Martí