Loading...

Inicio » Noticias » La sorprendente historia de Filippo Colarossi

La sorprendente historia de Filippo Colarossi

Escuela progresista y pionera de las vanguardias, la Academia Colarossi acogió a los más grandes artistas de finales del siglo XIX y principios del XX. Entre sus miembros se encontraban Hermen Anglada Camarasa, Isidre Nonell, Maurice Prendergast, Camille Claudel, Paul Gauguin, Jeanne Hébuterne, Amadeo Modigliani y Alfonse Mucha.

Sin embargo, ¿quién fue realmente su creador, Filippo Colarossi?

De origen italiano, Colarossi nació en un pueblo al sur de Roma en el seno de una familia pobre. A su pesar, fue testigo de la violenta unificación de Italia. Su pueblo estaba entonces en manos de los nacionalistas antipapa. Incorporado posteriormente al Reino de Italia, la familia Colarossi fue despojada de todas sus posesiones. El hermano de Filippo, ferviente católico, tuvo la idea de irse a Francia. Los dos llegaron a Marsella, luego a Lyon y finalmente a París, donde les esperaba su tercer hermano.

Para encontrar trabajo rápidamente y sabiendo que aún no hablaban francés, Angelo, Antonio y Filippo se convirtieron en modelos en los estudios de los artistas parisinos. Este exigente trabajo, que impone posturas incómodas de mantener durante horas, les dará fama. Más tarde, Angelo se trasladó a Londres, donde fue modelo y asistente del gran Alfred Gilbert, mientras que Filippo se convirtió en el modelo más conocido de la Escuela Imperial de Bellas Artes de la orilla izquierda. Allí conoció al pintor Jean-Louis-Ernest Meissonier, que le ayudó a comprar la Academia Colarossi.

Todo parecía funcionar para él. Se casó con su primera esposa, Ascenza Margiota, y se convirtió en el orgulloso padre de Ernest Flore Colarossi, Maria Colarossi y Malia Colarossi. La Academia creció y se convirtió en una de las referencias parisinas.

Filippo, un auténtico adicto al trabajo, encontró sin embargo tiempo para evadirse. A principios de la década de 1890, se apasionó por el ciclismo. Participó en la organización de una carrera que se conoció como “La Course des Trois Arts”. Se ofrecieron varios premios: medallas, neumáticos o suscripciones a revistas. Colarossi ofreció un trimestre gratis en su escuela.

Sin embargo, la Academia acabó siendo superada por su homóloga, la Academia Julian, cuyos profesores gobernaban los Salones y favorecían a sus alumnos. A medida que la fama del italiano disminuía, adquiría la imagen de un hombre bohemio que cultivaba una apariencia aristocrática. Empezó a frecuentar los cafés elegantes. Se entregó a los placeres que ofrecía París en aquella época. Las mujeres y el alcohol empezaron a pasar factura. Su gusto por el juego y las apuestas épicas le arruinaron y le obligaron a abandonar su academia en 1901. Murió unos años después, en 1906, dejando la gestión de los Colarossi a los acreedores. No fue hasta 1912 cuando se hizo cargo de ella su hijo, Ernest.

Según algunas fuentes, la segunda esposa de Colarossi, cuya identidad se desconoce, incendió los archivos a causa de las infidelidades de su marido, lo que precipitó su cierre. Aunque se suele decir que el centro cerró en los años 20 o 30, algunas fuentes fiables señalan que la Colarossi siguió activa hasta los años 50.

  • © 2022 - Museu Carmen Thyssen Andorra
  • Av. Carlemany, 37 - AD700 Escaldes-Engordany
  • Principat d'Andorra
  • Localización

Disseny web: Qucut Produccions + Marc Julià Disseny gràfic: Laura López Martí