Loading...

Inicio » Noticias » Una historia sorprendente del Metropolitain de París y sus estaciones fantasma

Una historia sorprendente del Metropolitain de París y sus estaciones fantasma

La nueva exposición del Museu Carmen Thyssen Andorra, Made in Paris. La generación de Matisse, Lagar y Foujita, pretende ser una muestra ecléctica y relevante de lo que representó artísticamente la capital francesa durante la Belle Époque. El París de finales del siglo XIX y principios del XX, del que a menudo procede la imagen bohemia y elegante de la Ciudad de la Luz actual, no sólo fue un lugar de creación y acogida para artistas de todo el mundo, sino también una de las encarnaciones de la modernidad.

Al igual que esta exposición, le sugerimos que se abroche los cinturones para un viaje en metro, en el famoso Metropolitain parisino.

El siglo XIX francés se caracterizó por la inestabilidad y el cambio. Entre la instauración de dos imperios, la restauración de dos monarquías y la creación de tres repúblicas en sólo cien años, fue también una época en la que la industrialización y la modernización se imponían.

Mientras Eugène Viollet-de-Duc restauraba Notre-Dame de París y el barón Haussmann construía los grandes bulevares parisinos que aún hoy conocemos, Fulgence Bienvenüe y Edmond Huet proponían las primeras líneas de metro. Las obras se iniciaron en 1898, y en 1900, con la Exposición Universal, los trenes dieron la bienvenida a sus primeros pasajeros.

A pesar de la modernidad de este proyecto faraónico, los parisinos no estaban convencidos y muchos veían el metro con desprecio. Por ello, las autoridades impusieron la discreción a los constructores, tanto por las obras como por la estética. Finalmente, las emblemáticas entradas del Metropolitain fueron creadas por Hector Guimard en estilo Art Nouveau, caracterizadas por sus arabescos de hierro forjado de color verde abeto, que se integraron hábilmente en la decoración urbana y se convirtieron en uno de los numerosos iconos de la ciudad.

En las décadas siguientes, y en respuesta al éxito del metro, las líneas se multiplicaron y dieron servicio a todos los rincones de la ciudad. Sin embargo, en 1939, al comenzar la Segunda Guerra Mundial, los hombres fueron enviados al frente. La falta de trabajadores obligó a los responsables del metro de París a restringir la actividad de los trenes y a cerrar estaciones temporal o permanentemente.

Tras el conflicto, estas estaciones fantasma, que no aparecen en ningún mapa, caen en el olvido mientras que otras renacen.

La famosa Porte des Lilas, que nunca se abrió al público, fue el escenario bohemio y romántico de la obra de El Fabuloso Destino de Amélie Poulain bajo el nombre de estación de Abbesses. Mientras que la estación del Arsenal, que ahora es un almacén, es recordada por los franceses como escenario de la película de 1965 La Grosse Caisse.

Como lugares insólitos y atemporales, también se convierten en campos de juego para los artistas contemporáneos. Es el caso, en particular, del artista Guy-Antoine Bonhomme que, en 1983, transformó la estación de Croix-Rouge en una playa de la que los viajeros podían disfrutar durante unos segundos al pasar a toda velocidad.

Por último, otras paradas, como la de Saint-Martin o la estación Gare du Nord, tienen funciones utilitarias. La primera alberga el Ejército de Salvación y la segunda es ahora un campo de entrenamiento para los futuros conductores del metro parisino.

 

 

  • © 2022 - Museu Carmen Thyssen Andorra
  • Av. Carlemany, 37 - AD700 Escaldes-Engordany
  • Principat d'Andorra
  • Localización

Disseny web: Qucut Produccions + Marc Julià Disseny gràfic: Laura López Martí