Loading...

Inicio » Noticias » Charla el Thyssen en casa : John Atkinson

Charla el Thyssen en casa : John Atkinson

Bienvenidos a la nueva edición del Thyssen en casa,

Hoy, el director artístico y conservador del Museu Carmen Thyssen Andorra, Guillermo Cervera, dedica su charla a John Atkinson Grimshaw, a través de la obra “Barcos en el río Clyde” 1881.

Nacido el 6 de setiembre de 1836 en Leeds, Inglaterra, fue uno de los artistas británicos más conocidos. Grimshaw fue influenciado en su primera etapa artística por el pintor John Ruskin, y adoptó la técnica detallada prerrafaelista del pintor de Leeds, John William Inchbold, centrándose en utilizar todo un espectro de colores para retratar la naturaleza lo más realista posible. Pero hacia el 1865, renunció a este estilo de pintura a favor de los poéticos paisajes nocturnos, ilustrando la Gran Bretaña de la época victoriana urbana y rural.

En la obra “Barcos en el río Clyde” de 1881, la maestría de Grimshaw nos descubre, con una claridad casi sobrenatural, los entornos del río Clyde de Glasgow, que al siglo XIX era el puerto el más importante de Escocia.

La composición nos hace partícipes de las primeras luces del día, testigos de la vida urbana y marítima, observamos los astilleros, los mástiles de los barcos británicos y las calles mojadas de Glasgow donde se concentran todos los elementos de la composición: farolas, que guían la mirada del espectador hasta el horizonte de la obra, los carruajes que circulan y los peatones con paraguas.

Aunque las ciudades y los muelles se han convertido en sus obras más conocidas, también pintó paisajes, retratos, escenas interiores, imágenes de hadas y temas neoclásicos. Aquí nos detenemos para conectar su obra con el “Retrato de la madre del artista” de James McNeill Whistler, quien fue amigo íntimo de Grimshaw y gran admirador de su trabajo.

James McNeill Whistler, establecido en Londres desde el 1859, triunfó por su arte discreto y sutil, tremendamente renovador. Vinculado con el impresionismo (aunque estaba más interesado en evocar los ambientes), con el simbolismo y con el esteticismo.

Como ejemplo encontramos la obra “Armonía en azul y plata: Trouville” (1865), uno de los cuadros creado en Trouville, donde viajó juntamente con su amigo y pintor realista Gustave Courbet.

También cabe destacar la obra “Nocturn. Battersea bridge” (1872 – 1875), en la cual McNeill incluye aguafuertes. Una vista del río Támesis de noche y de los fuegos artificiales que aparecen como manchas de colores en el cielo más allá del puente.

McNeill Whistler también convirtió maestría con Claude Monet, el famoso profesor y pintor suizo Charles Gleyre, que ha fomentado la práctica de la pintura al aire libre a sus estudiantes impresionistas.

De este vínculo impresionista, llegamos a la obra de Monet “El puente de Charing Cross” 1899, donde el efecto nebuloso de las vistas del río Támesis lleva el espectador a la impresión que todos los elementos están a punto de desvanecerse.

La fascinación por la niebla y el efecto místico que produce en las luces y sombras urbanas son sin duda la marca de John Atkinson. En “Barcos en el río Clyde”, el artista alterna las luces naturales con una sorprendente combinación de farolas, lámparas de aceite encendidas en el interior de las casas y una foguera en la parte izquierda. El resultado es una rica y poética escena urbana que podría recordar a las novelas de Charles Dickens.

 

  • © 2021 - Museu Carmen Thyssen Andorra
  • Av. Carlemany, 37 - AD700 Escaldes-Engordany
  • Principat d'Andorra
  • Localización

Disseny web: Qucut Produccions + Marc Julià Disseny gràfic: Laura López Martí